Video: qué pasa con tu cuerpo cuando dejas de comer harinas

Lo que hacen las harinas con tu cuerpo es estimular el apetito, ¿te preguntabas por qué siempre que inicias comiendo un poco no puedes parar? Es porque comienzas a ingerirlas en exceso por el apetito estimulado; sin embargo, tu cuerpo solo quema la energía necesaria y lo demás lo guarda como grasa.

Cuando dejas este hábito, tu cuerpo logra desintoxicarse y al no tener la energía extra se dedica a quemar la que habías acumulado.

Quizá te resulte difícil eliminar las harinas de tu dieta diaria, pero cuando te acostumbres y veas los beneficios y resultados te encantarán. Conoce lo que pasa en tu cuerpo con este video.

El metabolismo se acelera

Un estudio realizado en un laboratorio de animales realizó un experimento, este consistía en darle de comer harina refinada a un grupo y harina integral a otro.

Al finalizar el proceso se descubrió que ambos grupos tenían peso similar, sin embargo, aquello que consumieron la harina blanca tenían un metabolismo más lento y su nivel de glucemia aumentó.

La conclusión del estudio fue entonces que si se deja de consumir harina el metabolismo se acelera y el índice de glucemia baja. En otras palabras, la digestión es más rápida y el aumento de presión arterial es casi nulo.

Se evitan trastornos intestinales

dejar de comer harina evita trastornos intestinales
La harina contiene un componente llamado lecitina, esta propiedad provoca inflamación en el revestimiento del intestino y crea fisuras entre células.

La harina refinada o industrial tiende a perder hasta el 80% de su fibra, y sin este componente la persona termina consumiendo carbohidratos de liberación rápida, que en pocas palabras perjudica al estómago.

El nivel de colesterol bajo control

Si dejas de comer harinas el colesterol que circula por el cuerpo se mantiene a niveles bajos. Este efecto es beneficioso para el cuerpo ya que se evitan trastornos cardíacos como infartos o bien los temibles accidentes cerebrovasculares.

Pero los beneficios son más, el colesterol LDL (conocido como colesterol malo) se mantiene a niveles bajos y el bueno (HDL) predomina.

El PH equilibrado

El cuerpo mantiene con máximo cuidado el equilibrio de PH interno, cualquier alteración que provoque su cambio tiene consecuencias leves o graves.

El PH normal del cuerpo es de 7.4, pero ¿qué tiene que ver esto con la harina? Bueno, sucede que consumirla prácticamente obliga al cuerpo a quitar el calcio de los huesos para preservar el equilibrio.

En consecuencia, las probabilidades de padecer osteoporosis se elevan. Básicamente los huesos se van degenerando, pierden su densidad y las fracturas suceden con más frecuencia. Evitar la harina industrial es una de las medidas para contrarrestar este efecto.

¿Entonces debo dejar de consumirla?

La harinas refinadas o industriales deben desaparecer de la dieta, como se mencionó, el proceso que estas conllevan eliminan gran parte de su fibra y mineral lo que es perjudicial para el cuerpo. Situación contraria con la harina integral, ella contiene todas sus propiedades que benefician al digestión y el metabolismo, sobre todo si eres alguien que no es intolerante al gluten o a la fibra.

Unido a esta recomendación se puede decir que el factor de la cantidad de consumo es importante. Si dejas de comer harina integral de manera repentina la flora intestinal lo resiente, el peso disminuye y los huesos se desgastan con más rapidez.Por otro lado, comer con equilibrio cualquier tipo de alimento, incluyendo este tipo de alimento entero, siempre es recomendable.

Escribe tu Comentario!