Vídeo: Esta es la Razón por la cual debemos lavar bien las botellas y latas antes de consumirlas

Desde pequeños hemos escuchado a todos nuestros padres decir que debemos lavar las latas y las botellas antes de consumirlas. Muchas personas contradicen esto, puesto que dicen que el contenido del envase no se ve afecto, y por ende puede consumirse.

Pues esto no es así, a continuación veremos un vídeo muy asqueroso diría yo, en la cual nos mostrara una de las razones principales por la que debemos lavar los envases antes de consumirlo, también esta es una de las razones principales por la cual las personas adquieren la leptopirosis.

Video: Nido de Ratones encontrados en un almacen de bebidas gaseosas

Que es la Leptopirosis?

La leptospirosis, también conocida como enfermedad de Weil o ictericia de Weill, es una enfermedad bacteriana asociada a animales salvajes y domésticos. Es producida por la leptospira, una bacteria de la que existen más de 200 variantes distintas. Estas bacterias son bastante sensibles a las condiciones ambientales aunque pueden vivir largos periodos de tiempo en el agua, estiércol, barro y ambientes húmedos.

La leptospirosis es más frecuente en regiones tropicales y zonas húmedas. En climas templados, como en España, suele ser una enfermedad laboral que afecta a granjeros, veterinarios, personas que están en contacto con alcantarillas, etc. Es decir, principalmente afecta a aquellas personas que por su trabajo están en permanente contacto con animales, y muy especialmente con ratas.

El contagio se realiza principalmente a través de la orina y otros fluidos corporales de animales infectados y en general, no se contagia de persona a persona. Generalmente, los animales infectados, especialmente los roedores y animales silvestres, no presentan síntomas, y aunque los huéspedes primarios son animales silvestres, los animales domésticos, como los perros, son una posible fuente de infección para el ser humano, que puede contraer la enfermedad mediante contacto de la bacteria con la piel, sobre todo a través de lesiones cutáneas o incluso a través de las mucosas.

Sus síntomas son fiebre, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular, vómitos, diarrea, ictericia, anemia y a veces erupción cutánea y tos seca. También puede comprometer al sistema nervioso, producir aumento del tamaño del hígado, bazo o ganglios linfáticos. Pero todos estos síntomas remiten con el adecuado tratamiento antibiótico y es raro que la enfermedad se complique y pueda llegar a producir la muerte del paciente.

Sin embargo, otras veces, la enfermedad no siempre se presenta con ictericia o complicaciones orgánicas e incluso puede no presentar ningún síntoma o asemejarse a una gripe.

Escribe tu Comentario!