El Lado Oscuro del Listón Rosa y Por Qué las Mamografías Se Venden en Exceso

Las campañas del listón rosa para la Concientización acerca del Cáncer de Seno hacen sus eventos cada año sobre la detección temprana a través de una mamografía. El 21 de octubre es el Día Nacional de la Mamografía, un día durante el cual las mujeres son bombardeadas con recordatorios acerca de que una mamografía podría salvar su vida.

Sin embargo, se ha puesto muy poco esfuerzo en informar a las mujeres sobre las diferencias cruciales entre las lesiones benignas y el cáncer invasivo y el no invasivo, que se detectan a través de esta tecnología.

Lado Oscuro Listón Rosa

En cambio, la idea general acerca del cáncer de seno que dice que se tiene o no se tiene, sigue perpetuándose, sin ninguna diferencia entre sus riesgos relativos. Afortunadamente, hay un rayo de esperanza, ya que tanto los investigadores como los periodistas han comenzado a hablar en contra del uso excesivo de las mamografías y sus riesgos.

La Radiación Ionizante Es un Factor de RIESGO de Cáncer – ¿Por Qué Se Promueve Como una Herramienta Principal para la ‘Prevención’?

Para empezar, es importante entender que la radiación ionizante que se utiliza para discernir los tumores en la mamografía es un factor de riesgo de desarrollar cáncer de seno. Además, si tiene un tumor maligno, comprimir y aplastar su seno podría ocasionar que se éste se extienda.1

Sin embargo, no verá ninguna información acerca de estos riesgos durante las campañas teñidas de rosa. Ni escuchará que estos riesgos podrían magnificarse si tiene predisposición genética al cáncer de seno.

De hecho, generalmente se les aconseja a las mujeres con una mutación BRCA que se realicen una mamografía cada seis meses aproximadamente, la cual es claramente una recomendación que aumentará la transformación maligna causada por la exposición a la radiación ionizante.

En segundo lugar, la identificación de la palabra “prevención” con “detección temprana” es una forma falsa de decir que “lo único que podemos hacer ante el cáncer de seno es detectar su inevitable presencia antes de lo que no sería posible sin esta tecnología”.

Esto es totalmente una tontería engañosa, ya que nada podría estar más alejado de la verdad. La detección NO es prevención y no debería anunciarse como tal.

Las Campañas Rosas Ocultan las Causas del Cáncer de Seno Que se Pueden Prevenir

La Fundación Susan G. Komen2 ha hecho un gran daño a las mujeres al ofuscar las medidas reales que hay disponibles para prevenir y para combatir el cáncer de seno; al minimizar el papel preventivo de una alimentación saludable rica en frutas y vegetales, por ejemplo, mientras que promueve demasiado la mamografía.

Otro ejemplo atroz es la conspiración de la página de internet de la Fundación Nacional contra el Cáncer de Seno contra identificar las causas y las curas lógicas para el cáncer de seno.

Si escribe “cancerígeno” en su gran herramienta de búsqueda, no encontrará NINGÚN resultado. Ni una sola página trata sobre el papel de las sustancias químicas cancerígenas en el desarrollo del cáncer de seno.

En la página de internet de Susan G. Komen, la búsqueda de la palabra “cancerígeno” tan sólo muestra un estudio acerca de un ingrediente en los antidepresivos. Ni siquiera aparece en el glosario sobre el cáncer de seno.

Mientras tanto, los investigadores han identificado una variedad de sustancias químicas penetrantes que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de seno.

Evitar la exposición tóxica es una de las estrategias racionales para prevenir exitosamente el cáncer de seno, además de llevar hábitos de vida saludables, como consumir alimentos reales, hacer ejercicio y optimizar sus niveles de vitamina D.

Al ocultar el papel que el estilo de vida y la exposición a las sustancias cancerígenas juegan en el desarrollo del cáncer, estas organizaciones masivas pueden continuar recolectando miles de millones de dólares en donaciones cada año en nombre de la “búsqueda de una cura”.

Nuevas Herramientas y Estudios que Podrían Mejorar las Decisiones Acerca del Tratamiento

Han emergido nuevas herramientas que podrían ayudar a decidir sobre el tratamiento posterior a un diagnóstico de cáncer de seno. Entre éstas se encuentran análisis genéticos, como:

Oncotype DX, que puede ayudar a determinar qué tan bien respondería un tumor a la quimioterapia.

Oncotype DX DCIS, que brinda una indicación acerca del riesgo de recurrencia de un DCIS y si sería benéfica la terapia de radiación después de una lumpectomía.

También se está creando un registro de DCIS en cinco centros médicos de la Universidad de California. Las mujeres que sean diagnosticadas con un DCIS en estas instituciones recibirán la opción de la vigilancia activa y serán monitoreadas con el tiempo, para evaluar los resultados de diferentes opciones de tratamiento para el DCIS.

Los investigadores también han lanzado un estudio enfocado en entender más acerca del escaneo. El estudio WISDOM, dirigido por la Dra. Laura J. Esserman, cirujana de cáncer de seno – opositora, sin reservas, del diagnóstico y tratamiento excesivos – asignará al azar mujeres con DCIS para que reciban una mamografía anual o un escaneo personalizado.

Como reportó The New York Times,13 que recientemente describió esta estrategia cuidadosa de la Dra. Esserman al tratamiento del cáncer de seno:

Su estrategia fue apoyada por un estudio de largo plazo publicado en la revista JAMA Oncology. El análisis de 20 años de información de las pacientes defendió una estrategia menos agresiva para tratar… el DCIS, para el cual la medicina actual casi siempre realiza una cirugía y a menudo radiación. Las conclusiones sugieren que el tipo de tratamiento podría no hacer ninguna diferencia en el resultado…

La Dra. Esserman está tan convencida de que la mayoría de las pacientes no se beneficiarán de la detección temprana de tales lesiones que ha recomendado al Instituto Nacional del Cáncer que, para muchas lesiones de DCIS, se elimine la ominosa palabra ‘carcinoma’ de los términos médicos y se utilice en cambio ‘lesión indolente de origen epitelial’ o IDLE”.

Añadir un Análisis Computarizado a las Mamografías No Mejora Su Exactitud

Cada vez que escribimos un artículo vilipendioso sobre las mamografías, muchas mujeres comentan que ellas creen en ellas debido a que salvaron su vida. Mientras que estoy muy contento de que hayan sido capaces de evitar fallecer debido al cáncer de seno, esa opinión no considera una visión más amplia, la cual han confirmado cada vez más estudios, acerca de que las mamografías en general causan mucho mayor daño que bien.

Incluso las nuevas revisiones han comprobado ser malas para detectar el cáncer y para mejorar los resultados.

Por ejemplo, la mamografía con detección asistida por computadora (DAC), que se utiliza en el 90 por ciento de las mamografías en Estados Unidos, a un costo de $400 millones al año, no ayuda en nada a mejorar la exactitud del análisis, de acuerdo con un estudio reciente.

El estudio observó más de 625,000 mamografías de aproximadamente de 324,000 mujeres para determinar si el DAC realmente mejoraba la interpretación del radiólogo de una mamografía. Resulta que, la DAC no tiene ningún impacto benéfico en la interpretación de las mamografías, por lo que los autores concluyeron que:

“Estos resultados sugieren que los seguros pagan más por las DAC sin que las mujeres reciban ningún beneficio establecido”.

De hecho, los radiólogos eran más propensos a no ver el cáncer al usar una DAC, que cuando no la usaban. En general, los radiólogos identificaron correctamente el cáncer un 90 por ciento del tiempo sin usar la DAC y sólo un 83 por ciento al usarla.

Dos Estudios Nuevos Refutan el Valor de las Mamografías

Por último, pero ciertamente no por ello menos importante, me gustaría destacar dos nuevos estudios que refutan la validez de la mamografía como herramienta principal contra el cáncer de seno.

El primero, publicado en JAMA Internal Medicine20,21el 6 de julio de 2015, confirmó los descubrimientos anteriores que muestran que las mamografías han causado tratamientos innecesarios, mientras que prácticamente no han tenido ningún impacto sobre la cantidad de muertes por cáncer de seno.

Las investigaciones previas han demostrado que por cada vida que la mamografía ha salvado, tres mujeres serán mal diagnosticadas y tratadas con cirugía, radiación o quimioterapia, para un cáncer que probablemente nunca les haya causado ningún problema a lo largo de su vida. En el nuevo estudio JAMA, de nuevo se encontró una correlación positiva entre el escaneo del cáncer de seno y la incidencia de éste, pero no hubo una correlación positiva con la mortalidad.

El segundo estudio publicado en Journal of the Royal Society of Medicine declara su conclusión justo en el título, que dice: “Las mamografías son dañinas y no deberían utilizarse”.

En resumen, décadas de escaneo rutinario del cáncer de seno con un mamógrafo no han hecho nada para disminuir las muertes, mientras que han causado que más de la mitad (el 52 por ciento) de las mujeres que se someten a este examen sean diagnosticadas y tratadas en exceso. De acuerdo con el autor principal Peter C Gøtzsche, si la mamografía hubiera sido un medicamento, “habría sido retirada del mercado hace mucho tiempo”.

La Prevención del Cáncer Inicia con Sus Decisiones de Estilo de Vida

Las mamografías son retratadas como la mejor forma de “prevención” para la mujer. Pero un diagnóstico temprano no es lo mismo que la prevención. Y el escaneo del cáncer que hace más mal que bien, a duras penas podría calificar como lo mejor que podemos esperar…

Creo que la gran mayoría de los cánceres podrían prevenirse al aplicar estrictamente estrategias básicas, lógicas y de un estilo de vida saludable, como las siguientes:

• Consuma alimentos reales; evite los alimentos procesados y los azúcares, especialmente la fructuosa procesada. Todos los tipos de azúcar son dañinos para la salud general y promueven el cáncer. Sin embargo, la fructuosa es claramente uno de los más dañinos y debería evitarse tanto como sea posible.

• Deje de comer AL MENOS tres horas antes de irse a la cama. Hay bastante evidencia convincente que demuestran que si suministra combustible a las mitocondrias en las células cuando no lo necesitan, se filtrarán grandes cantidades de electrones que liberarán especies reactivas al oxígeno (radicales libres), lo cual daña el ADN mitocondrial y eventualmente el nuclear.

También hay evidencias que indica que las células de cáncer han dañado uniformemente la mitocondria, así que lo último que debería hacer es comer antes de irse a dormir. Personalmente, yo me he puesto como objetivo no comer seis horas antes de la hora de dormir.

• Optimice sus niveles de vitamina D. La vitamina D influye en prácticamente todas las células en su cuerpo y es una de las sustancias más naturales más poderosas que combaten el cáncer. La vitamina D es capaz de entrar en las células cancerosas y desencadenar la apoptosis (muerte celular programada). Si usted tiene cáncer, su nivel de vitamina D probablemente debería estar entre los 70 y 100 ng/ml. La vitamina D actúa sinérgicamente con cada tratamiento contra el cáncer que conozco, sin efectos adversos.

• Limite su proteína. Nuevas investigaciones han enfatizado la importancia de las vías mTOR. Cuando están activas, aceleran el crecimiento del cáncer. Una manera para calmar esta vía es al limitar su consumo de proteína a un gramo de proteína por kilogramo de masa corporal magra, o aproximadamente un poco menos de medio gramo de proteína por cada libra de peso corporal magro.

• Evite los productos de soya sin fermentar. La soya sin fermentar es alta en estrógenos vegetales, o fitoestrógenos, también conocidos como isoflavonas. En algunos estudios, la soya parece funcionar en conjunto con el estrógeno humano para aumentar la proliferación de las células de los senos, lo que aumenta la posibilidad de la mutación y el desarrollo de células cancerígenas.

• Mejore la sensibilidad de su receptor de insulina y leptina. La mejor forma de hacerlo es evitar el azúcar y los cereales, y restringir los carbohidratos mayormente a los vegetales con fibra. También asegúrese de hacer ejercicio, especialmente con el entrenamiento en intervalos de alta intensidad.

• Haga ejercicio regularmente. Una de las razones principales por las que el ejercicio funciona para disminuir el riesgo de cáncer se debe a que reduce los niveles de insulina. Y controlar sus niveles de insulina es una de las formas más poderosas de reducir su riesgo de cáncer. También se ha sugerido que la apoptosis (muerte celular programada) se desencadena con el ejercicio, lo que ocasiona que las células cancerígenas mueran.

Estudios también han encontrado que la cantidad de tumores disminuye en conjunto con la grasa corporal, lo que podría ser un factor adicional. Esto se debe a que el ejercicio ayuda a disminuir los niveles de estrógeno, lo que explica por qué el ejercicio parece ser particularmente poderoso contra el cáncer de seno.

• Mantenga un peso corporal saludable. Esto vendrá naturalmente conforme comience a comer de forma correcta para su tipo nutricional y haga ejercicio. Es importante perder el exceso de grasa corporal porque ésta produce estrógenos.

• Beba entre medio y un litro de jugo de vegetales verdes orgánicos diariamente. Vea mis instrucciones para hacer jugos de vegetales para obtener información más detallada.
• Consuma suficientes grasas omega-3 de origen animal de alta calidad, como el aceite de kril. La deficiencia de omega-3 es un factor subyacente común del cáncer.

• Use la curcumina. Este es el ingrediente activo de la cúrcuma y en concentraciones altas puede ser muy útil añadirlo al tratamiento del cáncer. Por ejemplo, ha demostrado tener un gran potencial terapéutico para prevenir la metástasis del cáncer de seno.26 Es importante saber que la curcumina generalmente no se absorbe muy bien, así que aquí encontrará varios consejos para su uso.

• Evite beber alcohol, o al menos limite sus bebidas alcohólicas a una al día.

• Evite los campos electromagnéticos tanto como sea posible. Incluso las colchas eléctricas podrían aumentar su riesgo de desarrollar cáncer.

• Evite la terapia de reemplazo de hormonas sintéticas, especialmente si tiene factores de riesgo de padecer cáncer de seno.

El cáncer de seno es un cáncer relacionado con los estrógenos y de acuerdo con un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute, el índice de cáncer de seno disminuyó en conjunto con el menor uso de la terapia de reemplazo hormonal. (Hay riesgos similares para las mujeres jóvenes que usan anticonceptivos orales. Las píldoras, que también se componen de hormonas sintéticas, han sido relacionadas al cáncer cervical y de seno).

Si experimenta excesivos síntomas de la menopausia, debería considerar en su lugar la terapia de remplazo hormonal bioidéntica, que utiliza hormonas que son molecularmente idénticas a las que su cuerpo produce y que no causan estragos en su sistema. Esta es una alternativa mucho más segura.

• Evite el BPA, los ftalatos y otros xenoestróngenos. Estos compuestos son parecidos al estrógeno y han sido relacionados a un mayor riesgo de cáncer de seno.

• Asegúrese de que no tiene deficiencia de yodo, ya que hay evidencias convincentes que relacionan esta deficiencia con ciertos tipos de cáncer. El Dr. David Brownstein,27 autor del libro Iodine: Why You Need it, Why You Can´t Live Without it (Yodo: por qué lo necesita y por qué no puede vivir sin él), es un defensor del uso del yodo en el cáncer de seno.

En realidad, tiene propiedades anticancerígenas poderosas y ha demostrado ocasionar la muerte de las células en el cáncer de seno y de la tiroides. Para más información, le recomiendo que lea el libro del Dr. Brownstein.

Yo he estado investigando el yodo durante algún tiempo, desde que entrevisté al Dr. Brownstein, ya que creo que la mayoría de lo que afirma es certero. Sin embargo, no estoy completamente convencido de que sus recomendaciones sobre la dosis sean correctas. Creo que son muy altas.

• Evite carbonizar la carne. La carne carbonizada o asada a las brasas está relacionada con el aumento del cáncer de seno. La acrilamida – un cancerígeno generado al hornear, asar o freír los alimentos almidonados – ha demostrado también aumentar el riesgo de cáncer.

Escrito Por el Dr. Mercola

Escribe tu Comentario!