Cómo eliminar el mal olor de los Zapatos – 7 formas grandiosas

Hoy en día es muy común utilizar los zapatos sin ningún tipo de protección en los pies, calcetines, plantillas, etc… Por lo que es muy probable que estos produzcan mal olor en los pies. Aparte de esto, podrian causar hongos e infecciones que pueden perjudicar tu salud.

Es muy importante eliminar el olor que y la causa del mismo, para cortar de raíz esto. ¿Cómo deshacernos del mal olor en los zapatos? En ocasiones, la piel interior de algunos zapatos retiene con mayor intensidad el sudor y cuesta mucho suavizarlo.

Remedios para eliminar el Mal Olor en los Zapatos

Mal Olor Zapatos

1. El bicarbonato de sodio

Este elemento químico natural tiene la capacidad de absorber tanto manchas, como olores o humedades, de ahí que sea el truco más recurrido para eliminar el mal olor de los zapatos.

Dejar caer una cucharada de bicarbonato en cada zapato, en las plantillas. Escámpalo bien y deja que actúe toda la noche. Ya verás como a la mañana siguiente ya parecen otros.

2. El truco de los polvos de talco

Lo ideal sería tener siempre a mano un par de zapatillas cómodas de repuesto y cada vez que tenemos un respiro o descanso, si las circunstancias lo permiten hacer el cambio.

Los polvos de talco actúan del mismo modo que el bicarbonato de sodio. Tienen la virtud de absorber humedades y silenciar con ello el mal olor. En este caso dispones de dos opciones. Puedes poner un poco de polvos de talco en cada zapato y permitir que pasen así la noche, para después, quitarlos por la mañana.

La segunda opción es también muy fácil y adecuada. Puedes aplicarte polvos de talco en la planta del pie, de ese modo limitamos la sudoración. Es muy útil y efectivo.

3. Truco para eliminar bacterias

Este consejo es tan curioso como efectivo. Estaría muy bien que tuvieras siempre en casa un poco de salvia y lavanda. Son dos plantas que eliminan muy bien los olores.

Lo que haremos es poner en cada zapato unas cuantas hojitas de salvia y unas ramas de lavanda. Después, deja los zapatos en el balcón para que el aire fresco elimine también las bacterias. Por la mañana tendrás tus zapatos mas que listos.

4. Naranja, limón o toronja

Otro remedio muy sencillo. Nunca tires la cáscara de limón o de tus naranjas, tampoco de las toronjas.

Son muy prácticas para eliminar el mal olor de los zapatos, en este caso y como siempre, será adecuado que las introduzcas en ellos durante toda la noche. Es un acierto seguro.

5. Aceite esencial del árbol del té

Dentro de los aceites esenciales con propiedades desinfectantes, el del árbol del té es sin duda el más eficaz. Puedes encontrarlo en tiendas naturales así como en perfumerías.

No es caro, y nos puede servir tanto para eliminar el mal olor de los zapatos como para elaborar prácticos geles para las manos.

De esos con los cuales desinfectar fácilmente nuestras manos. Lo que haremos es dejar caer unas gotitas en las plantillas de los zapatos dos veces a la semana, de ese modo quitamos el olor y eliminamos bacterias. ¡Muy fácil!

6. Busca la causa original del mal olor

Todos sabemos que el mal olor de los zapatos se debe al sudor de nuestros pies. Pero en ocasiones, seguro que habrás notado que hay zapatos que huelen más que otros.

Tal vez se deba a las plantillas que absorben más el sudor y que lo retienen, favoreciendo además la aparición de bacterias. Y es un riesgo que no vale la pena correr.

Si notas que el mal olor de los zapatos no se va tan fácilmente, cambia regularmente las plantillas. Si no puedes cambiar las plantillas, aplica unas especiales que te protejan del mal olor y las bacterias.

Ten en cuenta que el mal olor a largo plazo puede traernos problemas en los pies, de ahí que sea necesario mantener una buena higiene.

7. Cómo mantener una buena higiene en los zapatos

Intenta no usar zapatos cerrados todos los días. Es malo para la salud de nuestros pies y favorece el mal olor.

Cuando llegues a casa, cambia de calzado y deja que esos zapatos se aireen.

No importa si el zapato es de buena calidad o calidad media, todos absorben el mal olor.

De ahí que debamos mantener una buena limpieza de los mismos. Cepíllalos cada día, y en el interior, puedes utilizar un trapo húmedo con el mismo detergente con el que limpias la ropa. Friega bien eliminando machas y humedades.

Si en tu caso sueles sufrir de sudoración excesiva en la planta del pie, sería adecuado seguir el consejo que antes te hemos señalado: aplicar polvos de talco. Es un remedio sencillo que nos sirve de mucho en el día a día.

Escribe tu Comentario!