Como bajar los niveles de Triglicéridos y Azúcar en la Sangre

Es probable que a simple vista no encontremos una relación obvia entre la glucosa, o azúcar en la sangre como comúnmente le llamamos, y los triglicéridos, el tipo de grasa más común en nuestro organismo, sin embargo, el exceso de azúcar y carbohidratos en nuestra dieta puede provocar tanto glucosa alta, como triglicéridos en sangre elevados.

Nuestro cuerpo con frecuencia utiliza la glucosa como combustible, es decir, los azúcares, no obstante, la forma más eficaz de almacenar energía, no es en forma de azúcares, sino de grasa, es así como el cuerpo, transforma el azúcar en exceso en grasa, y también así, como es que nuestros depósitos de grasa, crecen, es decir, engordamos.

Bajar Trigliceridos y Azucar

Se trata de algo completamente natural y forma parte de un metabolismo eficiente, sin embargo, cuando hay excesos, nuestra salud puede estar en riesgo.

Glucosa y Triglicéridos elevados

Tanto la glucosa como triglicéridos elevados pueden obedecer a las mismas causas, una alimentación mal balanceada, el sedentarismo y otros malos hábitos como el consumo de alcohol.

Estudios también han identificado cierta predisposición genética.

La glucosa elevada se conoce como hiperglucemia, y puede ser indicador de riesgo de padecer de una enfermedad común que conocemos como diabetes, por lo que es necesario tomar acciones inmediatas.

Cabe mencionar que el cuerpo transforma la glucosa en exceso en grasa para su almacén, la forma más común de grasa en el cuerpo son los triglicéridos, si hay constantes excesos en los niveles de glucosa es muy probable que nuestros niveles de triglicéridos en sangre sean elevados.

Los triglicéridos elevados se relacionan con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, incluyendo infarto al miocardio.

¿Cómo disminuir los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre?

El enfoque de tratamiento debe ser principalmente dietético, ya que si adquirimos hábitos de alimentación saludable, tenemos más probabilidades de no sólo conservar niveles de glucosa y triglicéridos adecuados sino también cuidar de nuestra salud en general.

Evita el consumo de azúcares: Los azúcares simples son aquellos cuyo ingrediente principal es el azúcar, tales como el azúcar, helado, e incluso bebidas industrializadas como jugos y gaseosas, debemos evitar su consumo.

Si acostumbras endulzar tus bebidas o café, procura utilizar un sustituto de azúcar natural como la estevia, sin embargo lo mejor, es reducir la cantidad de dulce que empleamos para que nuestro paladar se acostumbre a un dulzor menor. Se debe evitar el consumo de galletas, pastelillos y cualquier otro producto que sea rico en azúcares.

Evita el exceso de carbohidratos: Si bien los azúcares son fuentes de carbohidratos, no son la única fuente en nuestra dieta, también existen los cereales y frutas, que si bien aportan otros nutrimentos además de los carbohidratos, debemos saber que su consumo debe ser racionado.

En cuanto a los cereales y granos, se aconsejan los integrales tales como el arroz, integral, el pan integral entre otros. La ventaja de los granos y cereales integrales, es que estos nos aportan fibra, que nos ayuda a sentirnos más saciados y además, mejora nuestra digestión.

Prefiere proteínas de origen vegetal y carnes magras: Aunque el problema de triglicéridos y glucosa elevados en sangre, radica más en el consumo de azúcares, se recomienda elegir carnes magras como las de aves, pescado.

Otras fuentes de proteínas a las que podemos recurrir son las proteínas de origen vegetal, tales como las que se encuentran en las legumbres, de entre las que se pueden nombrar la soja, habas, lentejas, entre otras.

Reduce las calorías de tu dieta: Los excesos nunca son saludables, es por ello que se aconseja reducir las porciones de alimentos, preferentemente con ayuda de un profesional que nos proporcione la orientación adecuada para balancear nuestra dieta de forma específica, recordando que cada uno de nosotros tiene necesidades individuales. Esto se aconseja sobre todo si existe sobrepeso u obesidad.

Evita el consumo de bebidas alcohólicas: Según investigaciones, el consumo de alcohol puede incrementar los niveles de triglicéridos en sangre de forma rápida. Se aconseja evitar el consumo de cualquier tipo de bebida alcohólica o bien moderar su consumo en dosis muy limitadas.

Haz ejercicio: El sedentarismo, influye sin duda en los niveles elevados de glucosa y triglicéridos en sangre, por lo que se aconseja optar por una actividad física regular que llevemos a cabo de 3 a 4 veces a la semana con una duración de al menos de 40 minutos a 1 hora máximo.

Si bien estos cambios de hábitos y dietéticos pueden sernos útiles para reducir los niveles de triglicéridos y glucosa en sangre, es posible que si procuramos pérdida de peso o reducimos la cantidad de calorías que consumimos, los niveles de triglicéridos no desciendan dramáticamente durante el proceso.

La razón radica en que el cuerpo al quemar la grasa, libera de los depósitos, los triglicéridos almacenados y esto puede reflejarse en los estudios químicos, sin embargo, a medida que nuestro peso se establece en un peso saludable o bien, procuramos un mantenimiento de nuestro peso, los niveles de triglicéridos deben presentarse dentro de los rangos normales.

Escribe tu Comentario!