Así se mezcla el bicarbonato de sodio para quitar las arrugas, manchas y ojeras del rostro.

La piel es un órgano externo que se ve diariamente sometida a constantes factores que la perjudican notablemente de muchas maneras. Estos son la exposición constante a rayos solares, los cambios climáticos, las toxinas y falta de nutrientes. Con el tiempo, eso ocasione imperfecciones antiestéticas.

Cuando no cuidamos la salud de la piel, se hace frecuente la formación de arrugas, manchas, erupciones, acné y cualquier inconveniente que nos hace aparentar mayor edad, de ello los problemas de la piel son muy comunes en las personas ancianas y pueden provocarnos envejecimiento prematuro.

Es de gran importancia mantenerla sana y saludable, en especial la piel del rostro ya que es la más delgada y frágil de todo el cuerpo. Para hacerlo, por lo general dependemos de costosos remedios, cremas y productos comerciales que no cualquier persona logra adquirir.

No es tan complicado cuidar nuestra salud, tan solo necesitamos dedicación y conocer los métodos más adecuados para lograrlo. En esta oportunidad te enseñaremos de un remedio para cuidar el cutis de manera eficiente, sin gastar una fortuna. Este tratamiento lo puedes elaborar en casa y aquí te enseñamos cómo hacerlo.

CONOCE LA MEZCLA ESPECIAL A BASE DE BICARBONATO DE SODIO, QUE DEJA TU PIEL ESPECTACULAR.

El bicarbonato de sodio es un ingrediente muy fácil de adquirir, al igual que los demás en esta receta, y se emplea para múltiples usos. Sus propiedades medicinales permiten depurar las toxinas y los restos de células muertas acumuladas en la piel.

Los demás ingredientes ayudan a nutrir y fortalecerla, recuperando su elasticidad y combatiendo los efectos del envejecimiento que a nadie le gusta presentar. Si tienes lo necesario, puedes comenzarlo hoy mismo.

Necesitas:

Una cucharada de vinagre sidra de manzana.

Una cucharada de bicarbonato de sodio.

Jugo de medio limón.

Una cucharada de miel pura de abeja.

Medio vaso de agua.

Agrega el vinagre en el agua y luego mezcla el bicarbonato de sodio y el jugo de limón.

Asegúrate de disolver bien el bicarbonato antes de aplicar la miel.

Hecho esto, aplica sobre el rostro previamente lavado y deja actuar durante 10 minutos antes de remover con abundante agua tibia. Seca con mucho cuidado, usa una toalla suave de algodón.

Realiza esto todas las noches y los resultados serán notorios en muy pocos días.

Realmente gracias por tomarse el tiempo para leer este artículo. Si usó esta información, compártala con sus amigos y familiares. Su apoyo en nuestro esfuerzo por compartir

La información gratuita sería muy apreciada. Si nunca hace un comentario, al menos dígame HOLA y sabré que me ha leído. Si también le gusta la receta, comparta la publicación en su muro y la podrá ver cuando lo desee.

 

Escribe tu Comentario!