4 formas milagrosas para reducir la cintura en una semana

Para reducir la cintura en poco tiempo debemos procurar reducir las ingestas a la hora de cenar, ya que nuestro organismo no quema la energía acumulada y esta se convierte en grasas. Reducir la cintura puede resultar una tarea complicada para algunas personas, ya que puede ser una grasa localizada difícil de eliminar por cuestiones genéticas, metabólicas, hormonales, etc.

Siempre pensamos que la solución es ponernos a dieta, hay partes del cuerpo muy rebeldes que se suelen resistir, como es el caso del abdomen.

4 formas milagrosas para reducir la cintura

En este artículo te damos 4 formas muy efectivas y sorprendentes para reducir la cintura en una semana de una manera mucho más sencilla de lo que crees, y sobre todo sin Mucho Esfuerzo.

¿Por qué me cuesta reducir la cintura?

Tener una cinturita de avispa es el sueño de muchas mujeres para conseguir una silueta mucho más femenina, potenciando así también las curvas de la cadera.

No obstante, es una parte del cuerpo donde se puede acumular grasa con mayor facilidad, incluso a pesar de estar delgadas.

Posibles causas, además de la genética.

  • Desequilibrios hormonales, por ejemplo, durante la menopausia.
  • Embarazo.
  • Trastornos digestivos.
  • Metabolismo lento.
  • Sedentarismo.
  • Alimentación rica en azúcares y refinados.
  • Consumo abusivo de alcohol.
  • Estrés.

Reduce las cenas

La cena es la comida del día que más engorda y sus efectos se notan, en especial, en la cintura. La buena noticia es que también es donde primero notaremos los beneficios si empezamos a cambiar la dinámica de cenar mucha cantidad o demasiado tarde.

Algunas personas se quejan de que les resulta muy difícil cenar temprano por los horarios que tienen. No obstante, pueden buscar la manera de merendar a media tarde para, por la noche, comer algo muy ligero.

También hay otras personas que lamentan que la cena es el momento de reunión familiar, por lo que sería un sacrificio demasiado grande cambiarlas.

En ese caso recomendamos elegir recetas ligeras y fáciles de preparar, así como tener la fuerza de voluntad de consumir raciones más pequeñas. La merienda previa será, por lo tanto, una gran ayuda para no llegar a la cena con ansiedad.

A la mañana siguiente ya nos notaremos una cintura más fina, lo cual nos dará ánimo para seguir haciéndolo de este modo.

Controla las porciones

Lo que hemos dicho de las cantidades para la cena debe ser uno de nuestros objetivos en cada comida.

No se trata de pasar hambre, sino de encontrar el punto exacto en el que todavía podríamos comer más pero, en realidad, ya no lo necesitamos. De hecho, si conseguimos esperar 5 o 10 minutos, esa supuesta hambre desaparecerá.

La diferencia es clave, ya que en esos momentos suele ser cuando comemos lo que menos nos conviene como, por ejemplo, pan o dulces.

Un truco para habituarnos consiste en tener la costumbre de tomarnos una infusión digestiva después de la comida. También nos ayudará masticar bien cada bocado, lo cual nos saciará con más rapidez.

Aumenta las proteínas

Quizás ya has oído hablar de las dietas altas en proteína, ya que prometen resultados milagrosos en poco tiempo. De hecho, sí que funcionan, pero son perjudiciales para el hígado y los riñones, además de producir un efecto rebote al cabo de un tiempo.

Sin embargo, sí que debemos destacar la importancia de consumir proteína, que puede ser de origen animal o vegetal, para perder peso y, sobre todo, reducir cintura. Sin olvidarnos, por supuesto, del resto de alimentos para una alimentación equilibrada.

Fuentes de proteína animal:

  • Carne.
  • Pescado y marisco.
  • Huevo.
  • Lácteos.

Fuentes de proteína vegetal:

  • Legumbres.
  • Frutos secos y semillas.
  • Cereales integrales.
  • Aguacate.

Lo ideal sería comer una ración de proteína en cada comida, combinando la de origen animal con la de origen vegetal, y acompañarla de vegetales crudos y cocinados. En último lugar debemos dejar los cereales y las harinas, e intentar que sean siempre integrales.

Elige bien las grasas

Sí, las grasas son muy importantes. Y no por reducirlas, como dicen muchos dietistas, sino por elegirlas de manera inteligente.

Y es que las grasas saludables nos ayudan a bajar de peso y reducir la cintura y la acumulación en otras partes poco estéticas.

Estas grasas van a ser usadas por el organismo para otras funciones a la vez que lo obligan a aumentar el gasto energético.

Debemos incorporar en las comidas una ración de grasas buenas:

  • Frutos secos y semillas.
  • Aguacate.
  • Aceites vegetales de primera presión en frío (de oliva, de coco, de sésamo, de germen de trigo, de onagra, etc).
  • Pescado azul.
  • Yema de huevo.
  • Lácteos como el yogur o el queso de cabra u oveja, o el ghee.

Escribe tu Comentario!